Marcha Procesional «Vera Cruz de Huévar»

  • Autor: Martín Salas Martínez.
  • Año: 1998.
  • Corporación: Hermandad de la Vera+Cruz de Huévar del Aljarafe (Sevilla).
  • Más datos: Incluye esta marcha como novedad en el trío, un sólo de cornetas, que se repite al final de la marcha. Grabada en el disco Ecce Homo (Sevilla, Pasarela, 2001) interpretada por la Sociedad Filarmónica Cultural «Nuestra Señora del Carmen» de Salteras (Sevilla). Centro de Documentación Musical de Andalucía.

 

Lignumcrucis.es

El arte floral en las Hermandades cruceras, por Sebastián Márquez Bravo

Sebastián Márquez Bravo

Partiendo de la base que cada Hermandad es un mundo y cada una de ellas tiene una forma de ser y de hacer las cosas, a pesar de que a todas nos une los mismos fines para las que en su día fueron creadas y que se regulan en nuestros Estatutos y Reglas y que en este caso en particular nos une una misma devoción: la Santa Vera Cruz, cada una tiene una forma particular de disponer los adornos florales de sus tronos y pasos, según su idiosincrasia.

El hombre lleva interesado por las flores y plantas muchos siglos. Debemos remontarnos a 6.000 años atrás, cuando se tiene constancia de las primeras culturas de la historia, llegando desde Palestina, al norte de Irak y hasta el Sur del mar Caspio, extendiéndose por todo el Valle del Nilo, donde se recogían flores para las honras fúnebres. La flor se usaba también para las ceremonias religiosas y mágicas y poco a poco se convirtió en motivo de decoración de azulejos, vasijas, cerámicas y bastones de mando. El cultivo de la flor como ornamento floral se remonta a los jardines de Babilonia. Pero no es hasta el siglo XVI, cuando aparecen los floreros: vasijas destinadas a tal fin.

En la Biblia, también encontramos pasajes que hacen referencia a la flor, para referirse a la belleza (Cantar de los Cantares 2:13, Oseas 14, Primer Libro de Reyes 6:18), muerte -por su corta vida- (Nahúm 1:4, Job 14:2 y 15:33) y despreocupación (Mateo 6:28-29).

Teniendo en cuenta, la cultura y sus referencias en los libros sagrados, el mundo de la flor siempre ha estado presente en la Iglesia y su movimiento cofrade, especialmente de carácter devocional, por medio de ofrendas, y el exorno para las grandes celebraciones, siguiendo las modas y gustos de las distintas épocas…. Y aunque en los últimos tiempos estamos experimentando una evolución positiva por medio de la “profesionalización” de los adornos florales de los pasos y tronos, debemos tener en cuenta los distintos procesos por los que ha venido pasando a través de la historia.

Si contemplamos documentos pictóricos de siglos pasados, los pasos y tronos, no llevaban flor, apareciendo, de manera tímida, a finales del siglo XIX, siguiendo las modas de la época, cuando en las iglesias, especialmente para los enlaces matrimoniales, se empiezan a usar floreros con composiciones grandes, que representaban poder adquisitivo.

No es hasta la década de los años 20 del siglo pasado, cuando las distintas fotografías conservadas nos dan fe del empleo de jarrones para el adorno de las andas. En muchas ocasiones, se tratan de flores artesanas creadas por medio de la tela, el papel de seda, estaño y alambre, alejándose de las llamadas flores de talco -generalmente conventuales- que, a diferencia de estas, se crean grandes composiciones vistosas y desproporcionadas, poco estéticas pero muy efectistas. Hay que tener en cuenta, que los años 20, fueron para las Hermandades, un nuevo resurgir, donde a la mayor parte de los tronos se les aumentan los varales, y se les incorporan las nuevas iluminaciones de gas.

A finales de los años 30, inmersos en un nacional catolicismo y un nuevo resurgir cofrade, la evolución en el adorno floral, adquiere una mayor dimensión, dando protagonismo a la flor cortada que, junto a los pasos y tronos, venían a realzar la escenificación de los Sagrados Titulares. En esta época, especialmente para los Crucificados, comienzan a surgir las alfombras, formando montes de claveles rojos o lirios morados, en detrimento de los primeros adornos, en flor natural, que podríamos llamar “originales” -y afortunadamente, actualmente, cada vez más en uso para andas y cultos-, en los que se intentaba recrear el Monte del Gólgota, a base de piedras de corcho o madera combinadas con especies vegetales, generalmente aromáticas, esta “técnica”, suponía un menor impacto visual, además de un bajo peso para las andas. Muy pocas Hermandades fueron las que no se sumaron a “esta moda floral” de la alfombra.

Aquellas zonas, donde las consecuencias de los años 30 fueron especialmente nefastas, con más pericia que medios económicos, cual resurgir del Ave Fénix, no es de extrañar, apreciar durante los días de Semana Santa, la presencia de “tronos de flores”. La guerra civil había dejado a las Cofradías sin patrimonio procesional, para suplir la falta de cajillos, construyen artesanalmente, verdaderas obras de arte, a base de flor cortada, empleando para ello una base de verdes ornamentales y de manera masiva el clavel, que con sus originales formas simulan ser verdaderas molduras, es la época donde aficionados y los primeros profesionales, dan rienda suelta a una creatividad experimental, dando resultados diferentes en función de los conocimientos y experiencia de quienes lo realizan. Esta costumbre, con fecha de caducidad, fue en descenso a medida que pasaban los años 40 y 50, destacando la presencia de calas -zantedeshia-, en el exorno floral de las Vírgenes y en algún que otro de Cristos, especialmente aquellas de menor solvencia económica.

Es en los años 60 del siglo XX, cuando surge el nacimiento de una nueva especialidad artesana llamada Arte Floral, y que en el mundo cofrade manifiesta su mayor evolución especialmente en los pasos de palio, donde se comienza a usar diferentes variedades de flores, y se va desenterrando el uso de las piñas de clavel, manteniéndose entre las más tradicionales, por su toque clásico, que no histórico, tal como hemos comprobado.

Después de haber hecho un breve recorrido por la evolución del empleo de la flor, podemos analizar en líneas generales, como las Cofradías cruceras afrontan actualmente la decoración floral de sus pasos.

Primeramente, debemos considerar, que en su mayor parte las Hermandades cruceras tienen como Sagrados Titulares la imagen del Cristo de la Vera Cruz; un Cristo ya muerto, crucificado en la Cruz, amén de otras advocaciones y representaciones bíblicas tales como nazarenos, atados a la columna o yacentes…. Amén de aquellas corporaciones nazarenas que durante los días sacros, procesionan sobre andas la Santa Reliquia del Lignum Crucis, que fieles a la liturgia, las adornan con tonalidades rojas. Otra de las características a tener en cuenta, además del día de salida que cada Hermandad celebra su salida procesional o estación de penitencia y si estas son Cofradías de silencio o no.

Mientras que aquellas hermandades que no son de silencio se mantienen fieles al empleo de la tonalidad roja -en su mayor parte claveles- para los pasos del Señor, las más fúnebres, en vías de recuperación del empleo de los montes de corcho y variedades silvestres -lo verdaderamente histórico-, se decantan por las tonalidades moradas. Rojas, moradas o con diferentes variedades, la presencia de las flores en los pasos y tronos, además de alimentar nuestra vista y dar espectacularidad a la escena representada, simbolizan la nueva vida por medio de la inmolación de Cristo: “Mirad el árbol de la cruz, en que estuvo clavada la salvación del mundo. Venid a adorarlo”. El rojo, simboliza sangre (recuerda la muerte martirial de Cristo) y la fuerza del Espíritu Santo siendo el color del Viernes Santo y Domingo de Ramos, mientras que el morado, simboliza preparación espiritual y penitencia y suelen acompañar a la imagen de Cristo ya muerto.

Entre las variedades más demandadas se encuentra el clavel y el lirio y erróneamente solemos catalogar a las Hermandades que lo emplean como clásicas, aunque se, está dando la tendencia de recurrir a la combinación con otras flores, principalmente cardos -eryngium- y rosas. Ninguna de ellas, son de empleo ornamental original ni tradicional, si tenemos en cuenta la fundación de las Hermandades y el comienzo de la decoración floral en los tronos y pasos.

El clavel, es una flor popular, muy cultivada en nuestra geografía, simboliza la pasión, el afecto, el anhelo y el romance, pero en su significado espiritual, es conocido por representar la abundancia y la llegada de algo bueno. El lirio -iris o flor de lis-, simboliza el árbol de la vida, la perfección, la luz, la resurrección, y la gracia de Dios que ilumina. El cardo, representa un simbolismo doloroso. Se cuenta que las manchas blancas de sus hojas, dieron origen a la leyenda sobre las gotas de leche de la Virgen que cayeron mientras amamantaba a Jesús, durante la fuga a Egipto. La presencia de espinas la volvieron apta también para representar los dolores de María, además de evocar la imagen de la corona de espinas de la crucifixión. La rosa, por su parte, es símbolo de poderío, de instrucciones espirituales, pero también de regeneración, resurrección e inmortalidad. Es la flor mariana y mística por excelencia, capaz de conservar secretos e intuiciones espirituales. La rosa roja se volvió también el símbolo del amor perfecto, al poderse asimilar también a Cristo además de a María.

Lo cierto es que el panorama del arte floral cofrade, se encuentra actualmente en un momento de progresión y recuperación, en el que no falta un cambio de tendencia y simbolismo. Sea como sea la puesta de flores de las diferentes Hermandades cruceras, para la que no existen normas, bien sean de las llamadas “clásicas” por el empleo de la alfombra de clavel, bien por el uso de una determinada tonalidad que las caracteriza e identifica, bien por ir alternando variedades -en los últimos años se aprecian variedades con mezclas de tulipanes, orquídeas o rosas, además de otras especies exóticas-, o en vías de recuperar la mejor escenificación con realismo, por el empleo de un monte a modo de calvario, a base de corcho, lo cierto es que tenemos que tener presente que el complemento floral, debe ayudarnos a definir la advocación representada: La Vera Cruz, y como complemento nunca debe restar visibilidad al Sagrado Titular, sino facilitar su contemplación en el conjunto de su salida procesional.

Sebastián Márquez Bravo

Sebastián Márquez Bravo es el actual Hermano Mayor de la Hermandad del Santo Entierro, Nuestra Señora de las Penas y Vera+Cruz de la localidad de Pizarra (Málaga) y propietario de la Floristería TUFLOR de dicha localidad.

Donación de un Lignum Crucis a la Hermandad del Gran Poder de Sevilla

Fotografía: Hermandad del Gran Poder de Sevilla.
La Hermandad del Gran Poder ha recibido en los pasados días la donación de un Lignum Crucis gracias a la generosidad del Hermano de la corporación D. Enrique Vélez Cortines y su esposa Dª. Mercedes García Piñero, quienes lo tenían en posesión.
 
La auténtica reliquia extraída del árbol de la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo, aparece así refrendada por S.E.R. D. Jacques Marie Achille Ginoulhiac, Arzobispo de Lyon y Vienne el 15 de abril de 1872, gracias al documento acreditativo que porta el Lignum Crucis. La reliquia, que se venera en la Basílica del Gran Poder, se presenta en un relicario-ostensorio diseñado por el propio donante, una pieza de plata con incrustaciones de pedrería y joyería, en cuyo anverso en el centro se puede apreciar una medalla de oro y brillantes con la efigie de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder. Se estrenó presidiendo la mesa de Junta del Solemne Triduo a María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso durante los días 4 al 7 de marzo de 2021.
 
Destaca que en el reverso del ostensorio, cerrando la auténtica por un rosetón de plata, se inserta la medalla de la Hermandad del Gran Poder del padre del donante, D. Juan Manuel Vélez León, Q.E.P.D., Mayordomo que fue de la Hermandad entre 1984 y 1988, siendo Hermano Mayor D. Antonio Ríos Ramos.
 
La Hermandad del Gran Poder agradece a la familia Vélez García esta donación que formará parte del patrimonio devocional e histórico de la misma.
 
 

Reliquia del Lignum Crucis para la Hermandad de Loja

El pasado 19 de febrero de 2021, día de  San Álvaro de Córdoba, la Real Cofradía de la Santa Vera Cruz, Jesús Preso y Nuestra Señora de los Dolores hace realidad un sueño, materializa un importante deseo que a través de las gestiones del que fuese Secretario de la Confraternidad Nacional de la Santa Vera Cruz, Manuel Moreno Díaz hermano cofrade de la Santa Vera Cruz de Bollullos par del Condado y miembro de su junta de gobierno, consigue una reliquia del Santo Lignun Crucis para la cofradía lojeña, en una teca de bronce plateado. Sellado y lacrado por el obispo romano Giovanni Battista Rossi.  Que falleció y fue enterrado en la catedral de Pescia Italia, su escudo heráldico coincide con la lacra de la Santa Reliquia la cual esta sellada y lacrada con su hilo rojo cruzado por el reverso. En su anverso unas astillas conformando una cruz sobre una cruz y unas ráfagas divinas a sus pies la leyenda:

«Ex Lignun Crucis D.N.J.C cuya traducción es el árbol de la cruz. Así mismo el certificado de autenticidad coincide con dicha lacra. Siendo firmado y sellado el 5 de mayo de 1837».

La Real Cofradía de la Santa Vera Cruz, Jesús Preso y Nuestra Señora de los Dolores hará su presentación al pueblo de Loja el miércoles Santo día 31 de marzo a las 19:00 horas en la parroquia de San Gabriel, tras la misa de hermandad y la recepción de nuevos hermanos.

Lignumcrucis.es

Actividades de la Infancia crucera de la Hermandad de la Vera+Cruz de Cádiz

Ampliar
 
Ante la obligada  inactividad de la Infancia Crucera, hemos querido retomar las actividades para esta Cuaresma de tal forma que evitemos peligros de contagios.
 
Dos son las iniciativas que desde el grupo de coordinadores os proponemos:
 
-Durante el Quinario, del 23 al 28 de febrero, haremos una recogida de dibujos cofrades, abierto para todos los niños de Cádiz. En el cartel que adjunto podéis encontrar toda la información al detalle. Nos gustaría que lo compartiérais con todos los familiares, amigos del cole, etc….
 
– La segunda actividad, dirigida exclusivamente a los niños de la Infancia Crucera, será el sábado 20 de marzo. Cada niño llevará un clavel rojo como ofrenda, en el que entre todos elaboraremos un centro para nuestros Titulares.
 
A cada niño se le asignarán una hora concreta para ir, con la idea de que entre cada niño pasen 10 minutos. De esta forma tendrán tiempo para estar con nuestros Titulares y evitamos el contacto con mas personas.
 
Harán la ofrenda, tendremos una pequeña oración y vamos a mantener una pequeña charla con ellos, la cual será grabada con la intención de coger pequeños fragmentos y elaborar un vídeo para el recuerdo de estos 4 años de Infancia Crucera. 
 
Tenemos mucha ilusión en estos dos pequeños actos, durante estos 4 años hemos conseguido un gran grupo de niños, padres y madres. Por ello, nos gustaría que hubiera participación, se han diseñado estos actos para evitar contagios y poder participar. 
 
Si alguien tiene problemas para acudir a dichas actividades, que me lo comunique y buscamos la forma de participar. 
 
También queremos hacer alguna actividad el próximo Lunes Santo, pero por motivos de la situación sanitaria aún es pronto para concretar qué tipo de acto podemos llevar a cabo. 
 
Muchas gracias y esperamos vuestra participación.
 
Daniel Herrera Boza
Coordinador Infancia Crucera

Retiro cuaresmal franciscano en el Palancar

Nuestro hermano Santiago Gallego, Embajador de las Hermandades y Cofradías de la Vera Cruz, nos remite esta galería de imágenes tomadas durante el retiro cuaresmal que se está celebrando en el convento de la Purísima Concepción de El Palancar. 

El Convento de la Purísima Concepción «El Palancar» también conocido como el conventino o el conventico por los habitantes de la zona es el convento más pequeño existente con apenas 72 metros cuadrados. Fue fundado en 1557 por san Pedro de Alcántara y está ubicado entre las ciudades de Cáceres y Plasencia.

Santi nos traslada su deseo de Salud, Paz y de Bien para toda la comunidad crucera durante la recién iniciada Cuaresma. 

Lignumcrucis.es 

Las Hermandades de la Vera Cruz, entre la Historia y el Futuro, por Carlos Amigo Vallejo

Cardenal Amigo Vallejo

«…La Cruz ya no es ignominia, sino señal del inconmensurable amor de Cristo. Esa Cruz que es fuente inagotable de espiritualidad cristiana, que se lleva en el trabajo  de cada día, que es señal para iniciar y bendecir nuestras acciones más sagradas. Esa Cruz que preside nuestra casa y la tumba de nuestros muertos queridos. Siempre es señal de vida y de resurrección.

Y fue buscada la Cruz. El hallazgo del Lignum Crucis sirvió para incrementar más la devoción, la espiritualidad, la veneración a la santa y verdadera Cruz. Cristo, Señor de la vida y de la historia, no es una venerable reliquia del pasado. El ideal vivo y perenne. De su palabra se vive. En su compañía se camina. Se goza con su presencia interior. se participa de su misión salvadora.

Los franciscanos y la Cruz.

La humanidad de nuestro Señor Jesucristo siempre fue objeto de especial veneración. se buscaron las huellas que el Señor había dejado a su paso por la tierra. para San Francisco, la regla y vida y vida consistía en la observancia del santo evangelio (2R 1, 1). Leer el evangelio es contemplar a Cristo. no es un libro para leer, sino para hacerlo vida. no es un código de conducta, sino la forma de vida del Señor Jesucristo. No es un punto de referencia para el discernimiento, sino la voluntad expresa de Dios.

San Francisco abrazado a la Cruz, Bartolomé Esteban Murillo, hacia 1668-1669, Museo de Bellas Artes de Sevilla

En todas las páginas del más genuino espíritu franciscano está la presencia de la Cruz. El mismo San Francisco, desde la primera Regla para la vida de los hermanos, hasta el Oficio de Pasión, compuesto por él mismo, hay una constante y venerada referencia a la Cruz de Cristo. <<De lo único que podemos gloriarnos, decía, es de nuestras debilidades y de cargar cada día con la Santa Cruz de nuestro Señor Jesucristo>> (Admoniciones, 5, 8).

San Francisco acude en peregrinación a los santos lugares de Jerusalem. Allí se quedaría los franciscanos hasta el día de hoy. Y uno de los piadosos oficios en que se ocupaban era el de recorrer los pasos que el Señor diera en los días de su pasión y de su muerte. Era el camino de la Cruz. era el via crucis. Y no sólo se haría ya ese piadoso camino en los lugares de Jerusalem, sino que en torno a algunos conventos se ponían las estaciones. el via crucis era práctica diaria de devoción.

En torno a esos conventos y a esas devociones, surgieron grupos de personas que, asociándose en cofradía y Hermandad, buscaban caminos de devoción y de penitencia. Así nacieron las cofradías de la Vera Cruz. De la devoción a la Santa Cruz, al amor fraterno. La Cruz era señal del inmenso amor de Cristo. Y ese amor tenía que vivirse entre los hermanos. Junto a la capilla de la Vera Cruz, un albergue para los pobres, un hospicio para los desvalidos. Hospitales, atención a los menesterosos… Era tomar la Cruz de Cristo viva en el dolor de los hombres.

Hermandades de penitencia.

Aquellos hombres querían llevar una vida auténticamente cristiana. Ningún camino mejor para conseguirlo que el de la Cruz de Cristo. ¡ Líbrenos Dios de gloriarnos en otra cosa!. Los primeros cofrades se asociaban para vivir y manifestar su fe cristiana, para practicar la caridad, para orar juntos, para convertir su corazón a Dios. A fin de expresar visiblemene lo que llevaban en su espíritu, pusieron ante el pueblo la imagen que simbolizada los sentimientos religiosos que mejor definían el fin de la cofradía. En la capilla, en el hospital, en los leprosarios, los hermanos hacían penitencia recordando el sufrimiento de Cristo en la Cruz y acudían en socorro de enfermos y menesterosos. El culto y la devoción eran inseparables de la caridad y de la penitencia. Y su forma de vida iba tomando cada vez mayor importancia religiosa y social.

Las cofradías eran siempre una llamada a la conversión. Eran cofradías de penitencia. Y la práctica de la caridad estaba siempre entre sus propósitos más queridos. También querían acercar el misterio de Cristo a los hombres y lo hacían siguiendo la tradición católica del culto y veneración a las imágenes que representaban loa ministerios del Señor. En el medio social en el que vivían, manifestaban públicamente su fe. Y lo hacían con obras y con palabras. Buscaban las huellas de la humanidad de Cristo y el lenguaje de los hombres. Y así hablaban de Dios. No eran ajenas a la cultura de los hombres. Al contrario, en ella buscan el camino para hablar de Dios en un lenguaje inteligible y convincente.

Con el tiempo, las cofradías van a ser algo más que una asociación religiosa. Su importancia social, cultural, incluso económica, fue aumentando. En muchos casos, otros intereses hicieron olvidar  la motivación religiosa original. Esos intereses hicieron languidecer la vida de las cofradías y hasta la desaparición de muchas.

Las cofradías fomentaron la creación artística, especialmente en las imágenes dedicadas al culto. Los mejores artistas trabajaron para las cofradías. La imagen era la expresión de la espiritualidad y de la vida de la hermandad y una catequesis sensible del misterio que se celebraba. El arte estaba al servicio de la fe. La mejor imagen de Dios es siempre el hombre, por eso el arte no hacía sino reflejar sensiblemente el amor a Dios que tenía el hombre de fe.

Las imágenes son bellas, pero más hermoso es el misterio que representan. La imagen es como un camino hacia lo divino a través del original representado, como una función que relaciona al hombre con lo trascendente. Lo que es la palabra para el oído, lo es el icono para la vista. El hombre contempla la imagen, debe convertirse en imagen viva de Cristo. El hombre es la imagen de Dios. Si las imágenes son bellas, más hermoso es el rostro del Señor humillado para enaltecernos.

Es mérito de las cofradías el haber creado y conservado un notable patrimonio cultural y artístico. Patrimonio cultural de valor preferente e inalienablemente religioso, pero que encierra también un gran interés artístico y expresa la cultura de cada época.

Carlos Amigo Vallejo
Cardenal franciscano y arzobispo emérito de Sevilla
Extracto de la ponencia Las Hermandades de la Vera Cruz, entre la Historia y el futuro.

Actas del I Congreso Internacional, Sevilla 19-22 de marzo de 1992.
José Sánchez Herrero.

Acceder a archivo

Lignumcrucis.es

 

El Lignum Crucis de la Hermandad de la Vera+Cruz de La Puebla de los Infantes (Sevilla)

Fotografía: David Rodríguez Quintana

La Sagrada Reliquia se encuentra en la capilla de la Hermandad de la Santa Vera Cruz, dentro de la Parroquia de Nuestra Señora de las Huertas (patrona de la localidad), a los pies de dos de los titulares de la Hermandad: Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de los Dolores. Fue extraída personalmente en el año 1738, por el Patriarca Fray Francisco Antonio Correr…

Vera+Cruz Universal celebrará misa mensual por los hermanos fallecidos

Santiago Gallego, promotor de la exposición Vera+Cruz en el Mundo con sede en la ciudad de Mérida, nos informa que el próximo día 1 de febrero, tendrá lugar la celebración de una Eucaristía en memoria de los hermanos cruceros fallecidos. Esta iniciativa, que nace de los propios componentes del grupo de Hermanos de la Vera+Cruz, tendrá continuidad en el futuro, celebrándose cada primer día de mes y estará dedicada a los hermanos fallecidos durante el mes anterior. 

La hora de comienzo de la celebración del próximo lunes día 1, está aún pendiente de fijar por la organización que recordará a todos aquellos que fallecieron desde el inicio de la pandemia COVID-19.

Significar que todos aquellos que deseen que se mencione en la Eucaristía a un Hermano fallecido, deberá remitir un correo electrónico a santigallego@hotmail.es comunicando el nombre y apellido, así como la localidad de residencia que tuvo el finado.

Destacar por último que en la propia sede de la exposición se ha instalado un altar con una alegoría a la Santa Vera+Cruz, la cual tendrá encendida, durante las 24 horas del día, una vela en memoria del Hermano que ya goza de la presencia de nuestro Señor Jesucristo Resucitado.

Lignumcrucis.es

«A nuestros Hermanos esenciales»

En estas fechas navideñas de este año tan duro, como atípico, que hemos vivido y seguimos viviendo por causas de la pandemia, queremos agradecer a todos esos hermanos en la Vera+Cruz que, por motivos de su profesión, han estado en primera línea de batalla frente al Covid-19 y sus consecuencias.

Sanitarios, policías, guardias civiles, militares, profesores, maestros, integrantes de la cadena de alimentación y servicios…han dado muestra en el día a día, de su compromiso de entrega moral y social en unas circunstancias, por todos sabido, de gran adversidad.

En este video no hemos podido reflejar a todos los que debieran estar pero, siéntanse representados todos ellos en cada una de las imágenes que podamos contemplar.

Desde el Grupo Internacional «La Vera+Cruz en el Mundo» y nuestra web Lignumcrucis.es, os deseamos FELIZ NAVIDAD y UN AÑO 2021 PLENO DE ESPERANZA Y BIENESTAR, haciendo realidad aquella frase del Santo de Asís:

«Es dándose como se recibe, es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra«.

Lignumcrucis.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies